Una buena y dos malas…

Particularmente puedo decir que me es muy molesto el jueguito ese de “te tengo una noticia buena y una mala…”, sin embargo no encontré mejor título para este post. Todo viene en relación al SNES que compré hace tiempo.

Dicho aparato no funcionó. En lo que respecta al sonido, este funcionaba al 100% pero no mandaba imagen a la pantalla. Después de abrirlo, darle su limpieza y volverlo a cerrar el resultado fue el mismo: no funcionó. Como soy medio necio y me gusta andarle moviendo a los aparatos aunque no tenga la mayoría de las veces ni la más remota idea de lo que estoy haciendo, le seguí buscando. La falla viene en uno de los procesadores (S-PPU1), según pude corroborar en una de las escasas webs con información al respecto. En otras palabras el costo/dificultad de la reparación es excesivamente alto.

Con todo y el hecho de saber que no funcionaría, el aparato seguía ocupando un lugar entre mis consolas, hasta que un sustituto tomó su lugar, cosa que en realidad no tomó mucho tiempo.

Un par de fin de semanas después de todo esto segui mi cada vez más clásica rutina de ir al tianguis. Otro Super Nintendo listo para ser adquirido. ¿El costo? Pues he de reconocer que fue muy barato: $20.00. Si el que compre anteriormente estaba feo, sucio y maltratado, este estaba mucho peor, hasta telarañas traía.

Error. No juzgues algo por su apariencia. Al momento de probarlo el aparato funcionó a las mil maravillas, inclusive pude terminar el Super Mario World de una sentada. ¡Qué suerte! Sin embargo el exterior del aparato era muy feo, así que se me ocurrió combinar ambos; la carcasa de uno y la tarjeta del otro me darían el Snes perfecto. ¡Ah, pedazo de burro! Un pequeño error de cálculo y todo se fue a la borda (por no decir a la chingada).

Según me enteré un poco después, la tarjeta madre del Snes es sumamente sensible. Al momento de introducir el desarmador para fijar los tornillos en la nueva carcasa, el aparato hizo un pequeño corto, mismo que me ha dejado con dos consolas abiertas e inservibles.

Aún no me deshago de ellas, y de hecho creo que es algo que no haré. Cabe la pequeñísima posibilidad de que pueda cambiar el chip S-PPU1 que falla de una consola a otra. El problema radica en lo fino de los puntos de soldadura y en la cantidad de ellos: alrededor de 70.

Sigo en busca de un Snes, aunque ahora no me dejaré llevar tanto por el exterior, ya ven lo que me pasó. Sin embargo mi suerte en lo que respecta a las chácharas no ha cambiado. Me encontré con un par de juguetes nuevos, los cuales presentaré en sociedad en un post no muy lejano.

Adios a mis 2 Super Nintendo.

See ya!!

Anuncios

Una respuesta a “Una buena y dos malas…

  1. ¿me creerias que tengo un SNES al que le pasa lo mismo? Solo puedo escucharlo jaja. Eso si, por fuera esta impecable (podría estar mucho peor) y de hecho se me ocurrio hacer lo mismo si consigo un Super que este feo por fuera pero funcionando perfecto, solo que tu experiencia ya me hizo pensarla 2 veces. Creo que mejor no.. jaja Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s